Sport

Lanús, el cuco del Siglo XXI: por Alejandro Fabbri




El Granate pasó de “equipo chico” a un grado superior. Los números ayudan a entender este crecimiento, comparándolo con los cinco grandes históricos del fútbol argentino.

No hay nada como los números para ratificar ciertas concepts. En todo caso, los datos exactos sirven para explicar más claramente lo que uno afirma. Esa certeza que suministran puede convertirse en ridícula si están errados. Por eso deben ser precisos o de la contrario no ser tenidos en cuenta.

En el caso de Lanús, su crecimiento como membership, el abultado número de socios, las obras de ampliación de infraestructura deportiva, un estadio magnífico, participaciones internacionales de relevancia, animador de los torneos locales, jugadores de inferiores en el equipo titular y ya casi tres décadas manteniéndose en Primera División, lo ponen muy arriba.

Hay algo más. Lanús pasó de “equipo chico” a un grado superior. Los números ayudan a entender este crecimiento, comparando al granate con los cinco grandes históricos del fútbol argentino. Veamos: Lanús fue fundado en 1915 y llegó a Primera para la temporada de 1920. Se mantuvo, inició el profesionalismo de 1931 y se quedó hasta 1949 inclusive. Volvió para 1951 y se quedó en la A hasta 1961. Después tuvo un período muy irregular: campeón de la B en 1964, descendió en 1970, subió y bajó en 1972, subió y bajó en 1977, subió y bajó en 1990/91.

Recién para la temporada 1992/93 llegó para quedarse. Se quedó y salió campeón. Dos veces. Fue digno subcampeón de la Copa Libertadores ante Gremio de Brasil. Ganó la Copa Conmebol y la Copa Sudamericana. A nivel native, podemos establecer la comparación entre los 70 años previos al regreso definitivo en 1992/93 jugando contra los poderosos y lo que vino después.

Entre 1920 y 1991, Lanús venció 70 veces a los cinco grandes y en los últimos treinta años consecutivos en la A, los superó en 94 ocasiones. De hecho, la mayor diferencia se observa en el rendimiento granate como visitante: si entre 1920 y 1991 consiguió 17 triunfos fuera de su cancha, en las tres décadas recientes obtuvo 37 éxitos.

Vayamos grande por grande. En la suma whole del período 1992-2021, Lanús supera a Independiente por 21-15 en triunfos, hace lo mismo con Racing (21-16) y San Lorenzo (19-18), pero cae por la mínima con River (19-20) y pierde ampliamente con Boca (14-23), recolectando 68 empates, lo que no es poco justamente. Quizá esto se explique por el ciclo de Bianchi y Basile en Boca y el tiempo de Gallardo en River.

Lanus San Lorenzo

Contra San Lorenzo hay un plus: en 2016, el Granate vapuleó al Ciclón en el Monumental, lo venció por 4-0 y ganó el torneo de Primera División. Con el rojo de Avellaneda, el dato es llamativo. Lanús había vencido tres veces a Independiente en 70 años entre 1920 y 1991. Lo hizo en 1952, 1958 y 1972. Desde 1992 lleva 11 triunfos en Avellaneda, el último conseguido hace unos días gracias al cabezazo del correntino José López. De hecho, el cuadro de Falcioni lo venció una sola vez en la última docena de partidos oficiales.

Si la Bombonera es la cancha más difícil para Lanús, hay que apuntar que apenas venció allí en 1952 y 1956 en esos 70 años iniciales, pero después consiguió imponerse en 1997, en 2006 y en 2010. Recordando, además, que en la reciente Copa de la Liga, el Granate venció 2-1 allí con un doblete de Nicolás Orsini, precise jugador xeneize.

Contra Racing también es notable el crecimiento. Si había triunfado en el templo albiceleste apenas en 1942 y en 1985 (éste último en la vieja Primera B), desde 1993 hasta hoy se llevó los puntos en ocho oportunidades, la última vez en 2014 con dos goles de Silvio Romero y otro de Diego González. Tomando en cuenta el Monumental, Lanús llevaba dos triunfos en la vieja cancha riverplatense de Alvear y Tagle, en 1926 y 1928. Agregó dos éxitos en el Monumental en 1943 por 3-0 (triplete del crack Luis Arrieta) y 1926 por 2-1. Después, ninguna victoria hasta 1995, cuando se impuso por 3-2 con dos goles de Gabriel Schurrer y uno de Ariel López. Luego encadenó otras siete victorias, destacándose el 4-0 de 1998 (doblete de Bartelt, Kmet y Siviero) y el partido clave que ganó 2-1 en 2011 con goles de Silvio Romero y Leandro Díaz, llevando a River a disputar la Promoción con Belgrano que originaría su insólito descenso.

River Lanus

O sea, Lanús impresiona. En todos los planos. Edilicio, dirigencial, profesional, competitivo y los números avalan lo que mencionamos. Hoy es el líder del fútbol argentino (junto con Talleres) y puede mirar hacia atrás con un orgullo que muy pocos pueden tener por lo hecho dentro de la cancha. Lo demás lo fue construyendo paso a paso.


Te puede interesar


Related posts

River, en Rosario para visitar a Newell’s: la possible formación

admin

La formación de River vs. Arsenal, por la Liga Profesional

admin

Los puntajes de Atlético Tucumán ante Central Córdoba

admin

Leave a Comment