Business

Doing Enterprise: manipulación acabar con informe del Banco Mundial – Sectores – Economía

El escalafón de clima de negocios por países Doing Enterprise, una de las investigaciones más importantes del Banco Mundial, se acaba luego de dos informes que pusieron en tela de juicio su metodología e incluso su transparencia.

Un comité convocado por el banco, que encabezó el exministro de Hacienda de Colombia, Mauricio Cárdenas, encontró numerosas debilidades metodológicas, en tanto que otro informe contratado por la institución con la firma WilmerHale revela presiones para favorecer el puntaje de China, en las que participó la precise gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

(Le puede interesar:  Fundador de Evergrande, firma china en líos, confía en salir de la disaster)

El informe de WilmerHale –‘investigación sobre irregularidades en los datos de Doing Enterprise 2018 y 2020’– señala que Georgieva “estuvo involucrada directamente en los esfuerzos para mejorar la posición de China en el escalafón”, en medio de la preocupación del momento de que China no apoyara la capitalización que se buscaba para el banco (ver detalles más abajo).

Lo publicado sobre el papel de Georgieva “sorprende muchísimo, y le quita mucha credibilidad al reporte”, cube Mauricio Cárdenas.

(No deje de leer:  Retiran mayoría de solicitudes de despidos masivos: ¿cuáles continúan?)

Desde antes de revelarse esas presiones sobre los resultados del estudio, había cuestionamientos, incluso dentro del mismo Banco, sobre la manera de hacer el escalafón.

En diciembre del 2020, el Banco Mundial buscó a Cárdenas y a otros académicos para encargarles una evaluación independiente que permitiera tomar decisiones sobre el Doing Enterprise. De esta manera, se evaluó la herramienta, su diseño y si la metodología period correcta.

Mauricio Cárdenas

El exministro Mauricio Cárdenas encabezó el comité que evaluó el Doing Enterprise.

Foto:

Mauricio León. Archivo EL TIEMPO

El grupo se conformó de manera que participaran expertos de diferentes áreas relevantes.

Estuvieron Laura Alfaro, de la Escuela de Negocios de Harvard; Alan Auerbach, experto en finanzas públicas de la Universidad de Berkeley; Sebnem Kalemli-Ozcan, experta en finanzas internacionales de la Universidad de Maryland; Takatoshi Ito, experto en asuntos internacionales de la Universidad de Columbia, y Justin Sandefur, experto en desarrollo del Centro para el Desarrollo World (CGD).

Cárdenas presidió el comité en consideración de que siendo ministro de Hacienda fue muy explícito frente al Banco Mundial en relación con ciertos problemas que, a su juicio, tenía el Doing Enterprise.

“Tuvimos muchas reuniones, con la junta directiva del banco, con los economistas jefes para Asia, África, América Latina… –que fueron muy críticos–, y con los directores del banco en cada país. La reunión con la junta fue muy crítica”, cube Cárdenas.

Y complementa: “Vimos que dentro del Banco Mundial el Doing Enterprise estaba muy desprestigiado. Ellos mismos tenían serias dudas”.

(Lea también: Las medidas desesperadas del gigante Evergrande para evitar la quiebra).

Desde finales del año pasado, cuando se debía publicar el Doing Enterprise 2021, este se había quedado en el congelador. Pero definitivamente el informe se acaba, no se volverá a publicar, luego de 16 ediciones.

Sin embargo, Cárdenas considera que el mundo no se va a quedar sin una herramienta que trate de medir cómo está el ambiente de negocios en los diferentes países.

Por lo tanto, agrega, “puede que esto ya estuviera manchado y ya hubiera perdido toda credibilidad, pero el Banco Mundial va a tener que crear un mecanismo para saber cómo están los países, y los inversionistas puedan guiar sus decisiones, y las recomendaciones nuestras seguramente van a servir para eso”.

Las fallas del ranquin

Entre las principales conclusiones del informe, se destaca el hecho de que el banco evaluaba a los países, los ranqueaba, pero, por otro lado, vendía servicios de consultoría y asesoría para que los países mejoraran su posición en el escalafón.

Dicha situación generaba un conflicto de intereses, y sobre ese punto se quejaron los propios funcionarios del Banco Mundial.

Ellos debían asesorar a los gobiernos para tomar ciertos cursos de acción, por ejemplo, para mejorar los ingresos fiscales pero, por otro lado, el Doing Enterprise castigaba a los gobiernos que mejoraban los ingresos fiscales, mientras premiaba a los países que bajaran más los impuestos.

“Al closing, se suman peras con manzanas: la cosa tributaria con qué tan fácil es liquidar una empresa o qué tan fácil es importar o exportar –cube Cárdenas–. Por lo tanto, esos ránquines no dicen nada y los países, como quedó en evidencia con este caso de la China, hacen todo lo necesario para no perder posiciones”.

El exministro comenta la manera en que la medición afectaba el puntaje de Colombia: “Nos castigó un poco el tema tributario. Esa fue mi queja unique siendo ministro de Hacienda. Porque ponían al impuesto de renta, que recauda 60 billones de pesos, como si tuviera el mismo efecto que el impuesto de Industria y Comercio, que recauda seis billones de pesos”.

(Le recomendamos: Los barrios más populares para comprar casa en capitales de América Latina).

Sin embargo a Colombia le iba bien, en common, y fue ganando posiciones en las distintas ediciones, cube el exministro.

Al closing, explica Cárdenas, dejó de medir la legislación laboral, el costo de contratación de mano de obra, “y eso hay que tenerlo en cuenta. Son temas centrales para el ambiente de negocio”.

Agrega que “se tomaban empresas ficticias: ‘vamos a suponer una empresa que hace tal cosa’, pero resulta que esta empresa no period actual. Entonces se sugirió que se hicieran las muestras con empresas de verdad”.

El informe concluyó que sería mejor la consulta directa a los empresarios, de cuánto les cuestan las cosas, como poner electricidad, conseguir un permiso para hacer una bodega o un trámite para empezar un negocio.

El papel de la precise gerente del FMI

El informe de WilmerHale, contratado y publicado por el mismo Banco Mundial en su sitio de web, investiga asuntos éticos en la manera en que ex altos funcionarios de la entidad, al igual que funcionarios que siguen actuaron en la elaboración del Doing Enterprise.

Se detallan presiones de China para influir en el informe del 2018, y luego de que ocupó el puesto 85 en la versión que estaba a punto de publicarse, finalmente quedó en el puesto 70 del escalafón en el informe publicado, tras cambios en la manera de calcular el desempeño de ese país.

En la entidad había preocupación por el apoyo de China a una capitalización.

De acuerdo con WilmerHale, Kristalina Georgieva –entonces directora ejecutiva del banco (y hoy gerente del FMI)– fue a casa de uno de los encargados de Doing Enterprise por una copia en papel del informe ya con los cambios. Georgieva le comentó al funcionario que había sido un año inusual para el informe y le dio las gracias por su ayuda a “resolver el problema”.

También se habla de posibles presiones de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Azerbayán, aunque no se encontró evidencia. Las presiones, cube el informe, fueron directas e indirectas al presidente del banco de entonces, el estadounidense Jim Yong Kim.

Si bien Georgieva negó que se haya manipulado el escalafón, les dijo a los investigadores que el multilateralismo estaba en juego y la institución estaría en problemas de no lograrse la capitalización.

MAURICIO GALINDO
Editor de Economía
En Twitter: @galmau

Encuentre también en Economía:

¿Por qué no se logró salvar Almacenes La 14?

Los requisitos para acceder a uno de los 100.000 subsidios de vivienda

Cuáles son los trabajos mejor pagados en Colombia en este 2021

Related posts

Ecuador Open for Enterprise, vitrina para ofertar portafolio de negocios por $ 30.000 millones | Economía | Noticias

admin

Doing Enterprise: directora del FMI Kristalina Georgieva defiende sus acciones ante señalamientos | MUNDO

admin

¿Cuáles son las diferencias entre WhatsApp y WhatsApp Enterprise? | Tecnología

admin

Leave a Comment