Fashion

Mercedes-Benz Style Week Madrid: Cortar por lo sano | Gente

Coco Chanel decía que antes de salir de casa, había que mirarse al espejo y quitarse un complemento. En la moda —como en el periodismo— cortar suele ser casi siempre sinónimo de ganar fuerza, intención y calidad. Sucede lo mismo en los desfiles. Los que evitan infinitas declinaciones en distintos colores y telas de un mismo estilismo o se ahorran piezas superfluas, los que van al meollo tienen, por lo common, más impacto y relevancia. Este viernes, en la segunda jornada de la Mercedes-Benz Style Week Madrid, Maison Mesa necesitó poco más de 10 piezas para construir su universo techno-gótico, y Jorge Vázquez, 28 para demostrar de lo que es capaz en Pertegaz. Si esta contención tiene que ver con una caída de las ventas que la Asociación de Creadores de Moda de España cifra en un 36% o con que la organización de la cita facilita solo 26 modelos por desfile es otro debate. La tijera mejora las colecciones y no le sentaría mal a la propia pasarela madrileña en esta 74ª edición, que acoge más de 30 presentaciones, la mayor parte de ellas protagonizadas por marcas familiares o con cierto soporte industrial. La pandemia —y el desplome en el consumo que esta provocó— parece haber borrado a gran parte de las firmas de autor del calendario de la MBFWM.

Desfile de Pertegaz.
Desfile de Pertegaz.Sergio R. Moreno / GTRES

Pertegaz inauguró su nueva etapa tres meses antes del confinamiento. En 2019, Jealfer, la empresa que poseía la licencia para fabricar las prendas de punto de la firma, compró también la línea de prêt-à-porter y nombró como director creativo al diseñador Jorge Vázquez. El proyecto se presentó con un ambicioso desfile el 31 de enero de 2020 y ha tenido que desarrollarse en un mundo sin eventos, el hábitat pure de las piezas de semicostura con las que Vázquez pretendía reconstruir la casa. Por eso, su última colección es más relajada y comercial. “Hay que vender y tenemos que adaptarnos a los momentos que estamos viviendo”, explica el diseñador. Esta actitud se traduce en una propuesta de supuesta inspiración africana con vestidos camiseros, pantalones de talle alto, caftanes con pecheras bordadas y vestidos de corte años setenta. Como viene siendo ordinary, Vázquez rescató un estampado del maestro Pertegaz y reeditó una de sus míticas túnicas. Entre el público, la esposa del presidente del Gobierno, Begoña Gómez.

Desfile de Teresa Helbig.
Desfile de Teresa Helbig.Sergio R Moreno / GTRES

Teresa Helbig también busca en su archivo para celebrar los 25 años de su marca. Sobre la pasarela, la creadora catalana vuelve a utilizar la rafia, uno de sus materiales fetiche, y con ella construye americanas escultóricas, tops y vestidos bordados primorosamente a mano en un alarde de técnica, artesanía y pasión por el oficio. También recupera las cadenas, otra de sus señas de identidad, esta vez tejidas junto a terciopelo para dar forma a una suerte de tweed tridimensional. No faltan el trabajo en cuero ni los vestidos y faldas mínimas que tan famosa la han hecho y que surgieron, como tantos productos exitosos, de un error. “En mi primera colección, hice los patrones tomándome a mí como referencia porque no tenía a nadie más, y cuando se los pusieron las modelos les quedaba todo muy corto. A la gente le encantó”, cuenta entre risas. Helbig, que acaba de abrir un atelier en Madrid, espera volver a Los Ángeles en cuanto sea posible. Justo antes del confinamiento, consiguió varios puntos de venta y clientas famosas, como Halle Berry. “Todavía me pone mensajitos de vez en cuando”, cuenta.

Desfile de Roberto Torretta.
Desfile de Roberto Torretta.Eduardo Parra / Europa Press

Roberto Torretta, que regresó el viernes a la pasarela tras un año y medio de ausencia, estaba también de aniversario. Celebraba 40 años en forma y con optimismo. “Algo bueno tendremos que haber hecho para seguir adelante después de tantos años en un sector tan feroz”, explica horas antes de su desfile. El diseñador asegura que en 2021 han conseguido igualar las cifras de venta previas a la pandemia. Su apuesta no es innovadora, pero sí coherente y, como demuestran las velas que sopla su empresa acquainted, sólida: “Prendas con un largo recorrido en el armario, aparentemente sencillas, pero que encierran mucho trabajo de patronaje y artesanía detrás”. Así es la colección que subió este viernes a la pasarela: “Tranquila, armónica, serena, como nos sentimos nosotros”, resume Torretta.

Desfile de Lola Casademunt.
Desfile de Lola Casademunt.GABRIEL BOUYS / AFP

Lola Casademut también cumple 40 años. La firma es una de las pocas que han dado el salto de Intergift y Bisutex —las ferias del regalo y bisutería que organiza Feria de Madrid— a la MBFWM, que también depende de esta institución. La marca aterrizó en la pasarela hace un año, cuando la pandemia redujo el número de participantes y la duración de la cita madrileña, que pasó de cinco a tres días. Como explica su directora creativa, Maite Casademut, esta experiencia les ha ayudado a “elevar la imagen de marca” y a reforzar su estrategia de internacionalización y lanzamiento de nuevas líneas.

Related posts

4 marcas de moda sostenible para luchar contra la ‘quick style’ que tienes que conocer | Moda y Belleza

admin

Las últimas 24h en clave trend de Rosalía en NY antes de la gala del MET

admin

¿Qué es el quick trend y su impacto ambiental?

admin

Leave a Comment