South America Economy

“Renault Argentina tiene que exportar más para poder importar”, dijo su titular a nivel mundial

Con apenas 54 años, el italiano Luca De Meo se explaya con autoridad, y con un español perfecto, sobre el futuro de la industria automotriz. Hace casi dos años que es el titular del Grupo Renault a nivel mundial, empresa donde comenzó a trabajar hace 30 años cuando se graduó en administración de empresas en la Universidad Comercial Luigi Bocconi, de Milán. Durante esas tres décadas De Meo ocupó posiciones como ejecutivo de los grupos Volkswagen y Fiat y fue presidente durante cinco años de Seat, una de las marcas del grupo VW. También supervisó, como integrante del directorio, a las marcas Ducati y Lamborghini.

Su regreso a Renault, a comienzos de 2020, fue para reemplazar a la administración provisoria que se había hecho cargo de la empresa tras la salida del brasileño Carlos Ghosn, quien había sido destituido en 2018 luego de ser acusado en Japón de malversación de fondos en Nissan. Esta marca comparte una alianza comercial y técnica con Renault y tiene en la fábrica de Renault en Córdoba una convivencia que el directivo italiano calificó como un “símbolo”: desde la misma línea de producción de la planta de Santa Isabel salen las decide ups Renault Alaskan y Nissan Frontier.

De Meo voló de manera directa desde París hacia San José dos Pinais, en el estado brasileño de Paraná, y desde allí hacia Córdoba. Fue un viaje corto y que se mantuvo en secreto hasta el viernes. “Vine hasta aquí, además de que porque ahora se puede (se ríe) para ver si podíamos funcionar como le habíamos pedido a los equipos de Brasil, Argentina, Colombia, Chile”, dijo el ejecutivo a un grupo de periodistas argentinos que lo entrevistó en la fábrica de Córdoba.

De Meo elogió a la conducción de la filial native, que hoy encabeza el argentino Pablo Sibilla, y dio a entender que tiene planes para asignar nuevos modelos a la planta de Santa Isabel, o bien para hacer ajustes a fin de que puedan salir más decide ups Alaskan que las actuales desde la línea de producción.

“Nosotros vemos las cosas de manera sencilla, miramos si un ecosistema gana dinero, o si pierde dinero, si lo hace con calidad y si los clientes están contentos. Aquí a Renault aquí le ha ido bastante bien en los últimos años haciendo coches. Y no hay ninguna razón, si tomamos las buenas decisiones y la gente está motivada tal como lo he visto, para seguir trabajando así en los próximos 15 años“, dijo.

El plan que De Meo está aplicando a nivel world dentro de Renault no se anda con vueltas, se llama “Resurrección”. Dijo que en apenas diez meses, en promedio, todas las fábricas del grupo bajaron sus costos fijos entre 20% y 25%, incluida la filial argentina. “Yo no sé si se entiende la violencia que significa ésto”, agregó.

-¿Qué planes tiene Renault para la región? -se le preguntó.

-No puedo ser muy preciso. Yo he venido aquí a ver cómo está la situación, es la primera vez que vengo a Santa Isabel. Ya había venido a Córdoba en 2006 a ver la fábrica de Fiat, pero eso fue hace mucho tiempo, en la época en que se producía el Fiat Palio. Y ahora tengo la sensación de que han hecho un trabajo muy bueno. Han sabido mejorar los costos, la caída ha bajado, han sabido manejar muy bien una fase muy complicada.

-¿Cómo es el negocio de Renault en América Latina?

-Estructuralmente, América Latina es complicada: las conexiones entre los países, los flujos de negocios, el tema de las divisas. No es una ecuación muy fácil, es una ecuación muy sofisticada y estamos empezando a discutir cómo encontrar la solución. Tenemos plantas en Brasil, Colombia, Argentina y Chile Y se va a solucionar si empezamos a ver a América Latina o algunos países, posiblemente Argentina, como una plataforma de exportación. Para exportar a América Latina y también para otras regiones del mundo. Y para hacer eso necesitas un producto que tenga un potencial no sólo aquí. Esa es la discusión, que empieza ahora.

-¿Qué tipo de modelos?

-Tenemos muchas opciones, porque tenemos plataformas y tecnologías. El tema es ver cuál es la mejor opción para combinar bien las cosas. Y en eso estamos. Creo que el equipo acá ha hecho un trabajo bastante impresionante en los últimos quince meses. Y estamos aquí para quedarnos, no es que estamos dudando cada cinco minutos si quedarnos o no. Sabemos que América Latina es una región del mundo muy volátil y debes estructurarte para sobrevivir, para llevar los altos y bajos. Pero lo vemos muy claramente, América Latina es una prioridad para Renault, es una de las regiones donde vendemos más coches, tenemos más negocios. Para Renault esta región no es la prioridad número 14 en nuestra estrategia.

Luca De Meo, titular del Grupo Renault (centro) con Pablo Sibllla (Renault Argentina) y Luiz Fernando Pedrucci (Renault Brasil), durante la rueda de prensa en Córdoba.

Luca De Meo, titular del Grupo Renault (centro) con Pablo Sibllla (Renault Argentina) y Luiz Fernando Pedrucci (Renault Brasil), durante la rueda de prensa en Córdoba.

Actualmente Renault Argentina tiene un bajo porcentaje de exportación, basada principalmente en su utilitario Kangoo, que se vende muy bien en Brasil. Pero desde que lanzó su (demorado) proyecto de la decide up Alaskan, la estrategia comercial ha sido hacia el mercado interno. En cambio su socia Nissan ya es una fuerte exportadora de decide ups a Brasil.

-A las automotrices locales se les pide que exporten.

– Uno de los criterios que vamos a tener es el potencial exportador, que es lo que el Gobierno y la economía nos piden: tenemos que exportar para poder generar créditos para poder importar. Creo que hay potencial con los productos que tenemos aquí. Hay temas internos que tenemos que arreglar con nuestra socia Nissan, pero creo que lo más fácil es exportar a otros países de América Latina, especialmente hacia Brasil, porque podríamos traer coches desde allí. Y también hay otros países en el mundo que no tienen la reglamentación de emisiones que hay en Europa y lo estamos mirando. Es un análisis que hay que hacer cada seis meses, porque también cambian las reglas y a veces se abren oportunidades y en otras se cierran por los cambios políticos. Pero creo que exportar más para poder importar es un poco lo específico de la situación aquí.

-En la Argentina fue lanzada una iniciativa para tener vehículos 100% eléctricos hacia 2040.

-Estamos abiertos a jugar ese papel, de ser una de las marcas que acompañan proactivamente la transformación. Habrá que ver cuáles son las condiciones y cuán atractivo resulta para los clientes. Eso es lo más importante: puedes forzar la situación con regulaciones, como se se está haciendo en Europa, y habrá que ver qué pasa y aquí, en Brasil y en toda Latinoamérica. Pero nosotros estamos listos: si hay negocio bueno lo vamos a ver, en cambio será un poco más difícil si no hay negocio. Pero estamos abiertos.

-¿Los autos eléctricos pueden llegar a América Latina a la par de Europa, Estados Unidos o Asia?

-Cómo muchas cosas, la electrificación comienza en países donde hay mayor poder adquisitivo, ocurre con la transición hacia lo eléctrico o con cualquier otra tecnología Es una transición que que tienen que pagar los ricos, porque se les puede pedir que añadan 10.000 euros por coche. Es un tema de timing: probablemente es más fácil de hacer la transición en Noruega, y luego viene a Francia, Alemania o Italia. Y dentro de Italia, luego al sur de mi país. Es una cuestión de tiempos.

Related posts

Estas son las empresas suecas en Colombia que usted no conocía – Sectores – Economía

admin

Recuperación de las operaciones y tránsito de pasajeros en el Aeropuerto de Tocumen se mantiene

admin

Frente a la disaster del contenedor marítimo buscan el intermodal de 53 pies

admin

Leave a Comment